Como sobrevivir a una artroscopia. ¿Vale la pena?

Como sabéis la mayoría llevo arrastrando desde primeros de año, cuando me torcí el tobillo derecho, dolores que me impedían entrenar de forma y con la intensidad y regularidad correcta.
La lesión estuvo mal diagnosticada en un principio. Primero de todo por mi, que pensé que era una torcedura simple que se recuperaría con el consabido descanso deportivo. Apliqué frío local, antinflamatorios por vía oral y una pomada que a mi siempre me ha ido bien. Tras un par de semanas de descanso me encontré bien y empece a trotar, con alguna molestia al principio que fue desapareciendo. Así llegamos hasta Febrero, donde participamos en los 10 K de New Balance en la maratón de Sevilla, carrera que acabé con dolor e inflamación de nuevo.

Poco después me hice una eco, donde salio, gracias al trabajo de la gente de Artrosport una lesión un poco más seria, una fisura del maleolo con desprendimiento de una astilla. Se me trató con EPI e Indiba, de hecho hicimos un vídeo para el canal que podéis verlo aquí:

Tras la rehabilitación hubo una mejora, pero no definitiva, por lo que recurrí a todo lo que conocía, masajes, radio, magnetoterapia e incluso acupuntura. Al final en IMED el hospital de Elche donde me han operado concluyeron tras una resonancia que tenía un “impigment del tendón tibio astragalino” , eso significa que el tendón estaba enganchado por un crecimiento oseo que había que fresar, y había que hacerlo por artroscopia.

Staphylococcus aureau
huyendo de los leucocitos (azules).

La operación fue el pasado día 13 de Septiembre y fue un éxito, tras 10 días de reposo absoluto me retiraron el único punto de sutura que llevaba y me indicaron que empezara a mover el pie, dentro del rango indoloro, pero buscando la tensión y aumentar ese mismo rango. Una semana mas tarde empece con la rehabilitación. Y en el tercer día de rehabilitación se despertó el monstruo.  Un Estafilococo Aureus, habitante de la piel de cualquier persona, donde no es dañino, pero que al introducirse por una herida y entrar en contacto con los tejidos blandos, cartílagos, tendones y ligamentos produce una infección seria.

Eso ha provocado que el día 7 ingresara por urgencias con una gran inflamación con acumulación de líquidos, altas temperaturas y mucho dolor articular, el pie básicamente se ponía negro en cuanto me incorporaba, teniendo que mantenerlo en posición elevada el máximo de tiempo posible.

Pie con infección por estafilococo aureus.

El pie a la llegada a urgencias.

Las tardes son terreno de febrículas y fiebres que en ocasiones me han dejado totalmente KO, por las mañanas intento levantarme, realizar mis ejercicios y mantenerme activo, aunque paso mayormente el día tumbado en la cama de la habitación.

Los primeros días ante los síntomas alarmantes de dolor y fiebre, se me hicieron cultivos del líquido acumulado en tendones  y ligamentos, así como  hemocultivos de sangre para controlar la evolución de la bacteria en la sangre, y se me asigno un tratamiento de choque con antibióticos de amplio espectro que cubriera la mayor parte de los “bichos”.

Erupción cutanea por Gentamicina

Erupción cutánea tras la utilización de Gentamicina.

Aunque ya me han ajustado en varias ocasiones la medicación aun no hemos conseguido dar con el tratamiento “perfecto”, ya que el ultimo, un antibiótico denominado Gentomicina (que yo creía derivado de la penicilina, pero no), me causo una reacción cutánea muy fuerte, con mucho calor, picores y erupciones por todo el cuerpo.

Los próximos pasos a realizar son un ecocardiograma para descartar que el bicho se haya desplazado a través de la sangre y afectado otras cosas (el corazón y los pulmones básicamente), y el cambio a otro antibiótico, con una gran potencia de destrucción ante bacterias pero que afecta a la médula, pudiendo generar una anemia, bajando la hemoglobina en sangre.

Así que aquí seguimos, 10 días después de entrar por la puerta de urgencias y más de un mes después de aquella artroscopia. Podéis seguirme en Facebook que esta mas actualizado, por si queréis seguir mi evolución de forma mas directa.

Mis madrugadas están llenas de ilusiones, viajes, amaneceres.

Mientras yo seguiré luchando cada día por mantenerme fuerte, sobre todo de cabeza, que es la que empieza a flaquear. Así que me voy a recomendar una dosis extra de paciencia, que falta me hará sobre todo si me sale alguna contraindicación más. Eso si, cada mañana seguiré disfrutando de los amaneceres, y de ver aviones aterrizar y despegar, trayendo y llevando sueños….

Y por si aun os lo preguntáis, ¿vale la pena? dependiendo de vuestra situación, como os he contado yo había agotado todas las opciones, así que era mi única posibilidad de volver a correr, algo que haré cuando supere las complicaciones. Para mi, pese a todo, SI que valdrá la pena en cuanto pueda volver a correr. Si podéis evitarlo por otra parte, es vuestra decisión. Pero al menos aquí habéis visto de que formas se puede complicar y a que os podéis llegar a enfrentar.

Hasta pronto… nos vemos en la montaña.

 

Anuncios
Publicado en Novedades, Salud y Medicina | Etiquetado , , , , , , , , , , , | 1 Comentario

Sorteaken en el canal.

Quieres conseguir una equipacion de ciclismo del proyecto #UnIronmanContraElCancer?  Sigue nuestro canal.

hhttps//youtu.be/aXRPsY8XBiY

Publicado en Novedades | Deja un comentario