Viernes 14 de Junio de 2013.   La UltrAlicAntinA.

Esta locura surgió de la necesidad de uno de mis maestros en esto del Trail Running de preparar el UTMB, Jose Domenech, mas conocido como PEZ y de cuyo blog amigo tenéis un enlace permanente en la barra lateral de este blog yo como siempre confiado y valiente me metí de cabeza en la experiencia de hacer una ultra por las montañas de Alicante, se llamaría la UltrAlicAntinA, con las As de las montAñAs en mayúscula, porque eso es lo que era un reto en mayúsculas, y aunque solo pretendía completar el primer tramo, de 29k para mi era la distancia mas larga… pero mejor os lo cuento con detalle…
Me desperté temprano, quizás presa un poco de los nervios por repasar los últimos detalles sin prisa, y no dejar nada olvidado, habíamos quedado a las 8 de la mañana en el parking de Decathlon para subir a Torremanzanas, punto final del tramo 1, ya que por logística debíamos repartir los coches en los diferentes puntos estratégicos, así la gente podría retirarse en el momento que lo deseara, sabiendo donde habría vehículos para volver. Dejamos mi coche y nos dirigimos hacia Jijona, Josemi, Esteban y yo, hemos quedado en el parking del castillo de Jijona, pero como nos sobra tiempo decidimos tomar primero un café, aun así llegamos 20 minutos antes de la hora H, las 10:00 am.
Preparados para salir.. (foto de PEZ)

Comenzamos los rituales, dejamos en el coche todo lastre superfluo, nos echamos crema solar, vaselina para evitar las rozaduras, repasamos y volvemos a repasar, al poco tiempo llega Vicente y poco después Pez, con “Ironman” Felix y Juan, en total seremos 7, 6 bestias pardas con varios Ironman, UTMB, Quixote Legends, Botamargues y un sinfín de ultras  y miles de kilómetros en las piernas, y un servidor, que por primera vez se enfrentaba a un reto al que temía y respetaba por partes iguales, por el tiempo a invertir, entre 5 y 6 horas, por la distancia, unos 35k en principio, por los metros de desnivel que van a acumularse en mis piernas, unos 1.500+ (los negativos no se cuentan, pero pesan igual) y sobre todo por el calor, que ya superaba a esas horas los 23 grados…

Saludos, abrazos, agradecimientos, foto de rigor, conectamos gps, móviles y echamos a correr…..

Aunque correr se antoja tarea complicada,, las mochilas llenas de todo lo que hemos considerado necesario para afrontar este nuevo reto no nos dejan correr poco mas que un ritmo que prácticamente podríamos llevar andando, casualmente la que mas pesa es seguramente la mía, que soy el que menos kms voy a hacer, lo achaco a la falta de experiencia, y me consuelo pensando que a medida que voy bebiendo y comiendo la mochila pesara menos. No llevamos ni 500 metros y ya estamos subiendo hacia el Migjorn, primer vértice montañoso que nos colocara a 1.200 metros sobre el nivel del mar, y que hará que en apenas 5 kilómetros ascendamos cerca de 700 m del desnivel positivo que nos espera este día.
Subiendo la cara sur del Migjorn

La ascensión es animada, las fuerzas están intactas y las bromas y las risas acompañan el ritmo de este extraño grupo que ha decidido que un PEZ los comande en una misión de montaña. Ascendemos por la cara sur, caliza, áspera y en ocasiones sin un sendero definido avanzamos por roca viva, guiándonos por la experiencia de quienes guian el grupo y las marcas de quienes formaron esta ruta. En el camino nos cruzamos con un par de senderistas que nos saludan divertidos mientras retornan del punto geodésico de la cima al cual nosotros nos dirigimos entre chistes, fotos y bromas.

Es un tramo técnico, y yo, a la cola del grupo, me lo tomo con calma, asegurando cada paso, sin prisa, ya que un resbalón aquí puede suponer caer muchos metros sin ninguna garantía de salir bien parado. Mis Salomon XT Wing 3 traccionan perfectamente y en ningún momento siento perder el control, ni el contacto, llevándome con seguridad a culminar la ascensión con el resto del grupo, llegamos al punto geodésico 1:16h después de salir del parking del castillo de Jijona,  mas fotos, mas risas, nos hidratamos, soltamos “lastre”, oteamos el horizonte disfrutando de una vista de cientos de kilómetros a la redonda, de un espectáculo singular, y divisamos las pistas que nos llevan mentalmente por la explicación que Pez imbuye en nuestra mente en cada oportunidad de respiro que le da la montaña.
El sol está alto y comienza a apretarse el paso en la cabeza del grupo, en las bajadas cada uno baja a su ritmo, ¡pero que ritmo! yo apenas tengo tiempo de gestionar piedras sueltas afiladas, ramas, raíces, desniveles, curvas y eso que bajo casi andando, me fijo en mis compañeros, y veo que su gestión del paso difiere mucho de la mía, la minimizan, aumentando la cadencia, la adaptan al terreno, y más corto empieza a significar más rápido y menor esfuerzo, bajamos el Migjorn, y comienza la montaña rusa, subiendo y bajando trialeras, las subidas son andando, y recupero el terreno que pierdo en las bajadas, merced también a que siempre hay alguien que se descuelga del grupo para esperarme, darme ánimos y ver como estoy.
Vistas increíbles desde el Migjorn. +1.200 m.

Soy consciente del lastre que supone ir con alguien tan lento, pero se supone que es una experiencia de 130k, y mis compañeros avanzan como si fueran a hacer 21.

Empezamos a beber, y bebemos mucho, yo llevo encima cerca de 4 litros, entre agua, isotónicas y un red bull que empiezo a beber a pequeños sorbos para dosificarlo, queda mucho, y noto la mochila cada vez mas ligera, empiezo a temer que no llevo suficiente agua, y me raciono a un sorbo cada 15 minutos, sudo mucho, la espalda tapada con la mochila va totalmente mojada, y si me quedo sin agua no acabaré el primer tramo, que es mi objetivo.
Y el sol no perdona, y el aire se esconde de nosotros, saliendo a acariciar nuestras abrasadas pieles solo de vez en cuando, pero cuando aparece es como un vaso de agua fresca y recuperamos aliento, frescura, fuerza… y corremos de sombra en sombra, ansiando hasta las que solamente tapan nuestros pies, y disfrutando de ellas me relajo, y aprendo que la montaña exige concentración a cada segundo,  ya que bajando una trialera de tierra oscura calculo mal y pierdo el agarre, resbalo, y tratando de evitar precipitarme rodando bajo mi centro de gravedad, arrastrando piernas, muslos y donde la espalda pierde su nombre sin reparar en daños, solo evitar la caída. Recupero el equilibrio, me recompongo y sigo, la tierra es parte ahora de mi piel, impregna mis poros, llevo la montaña conmigo, la huelo, mezclada con el sudor de mi piel y llena mis fosas nasales, y me encanta, me siento vivo… por desgracia la cámara de fotos que iba en el bolsillo de atrás del pantalón ya no se siente viva, la caída ha destrozado la pantalla. Pero no hay tiempo, y parar no soluciona nada, gestionamos el tiempo pero este huye, vamos con retraso sobre el horario previsto, incluso sobre el peor previsto, así que a cada oportunidad el grupo se estira apretando el paso, y yo sufro, lloraría si tuviera suficiente liquido en mi cuerpo para formar lágrimas, pero ni siquiera me llega para sudar, y de hecho he bebido mas de dos litros y no he soltado “lastre” aun…
Empieza el Bautismo de Fuego, el Bisonte y Juanito
me guardan las espaldas…

Salimos a una pista rápida y aprovecho para recuperar metros, PEZ se descuelga hasta mi posición y me habla, con su voz de maestro zen, -“piensa que correr es tu modo de desplazarte por esta vida, que te hace sentirte libre, vivo, tiene que ser parte de ti…no aceleres, no tengas prisa, disfruta la experiencia, la sensación, siente la tierra a través de cada zancada, de cada paso, observa, no pierdas detalle de tu alrededor por obsesionarte con el final, el objetivo no es un lugar, es una condición interior” -palabras, que manifiestan no solo una pasión, sino un modo de ver la vida, palabras que calan, capaces de cambiar el animo, el interior profundo que solo piensa en rendirse, y que llega un momento en que no se si me las esta diciendo o simplemente estoy leyendo lo que piensa como si compartiéramos el espíritu del corredor libre de la montaña.  Cruzamos la carretera comarcal que cruza la Sierra de la Carrasqueta y seguimos ascendiendo mientras dejamos atrás esa carretera que sueño que me lleva a casa y me doy cuenta de que “estas muy lejos de casa, Totó”.

Llevamos 2/3 del recorrido del tramo 1, unos 18 km, no serán 35, llevamos cerca de una hora de retraso son las 14:00, estamos sufriendo cerca de 30 o 32 grados y nos quedamos sin agua. Decidimos parar a comer, pero no hay sombras, me como medio bocadillo de catalana, antes me había comido media barrita de cereales pero el solido apenas pasa por la garganta, tengo mucha sed, así que compruebo el camel back y me encuentro que lo he racionado tanto que lo tengo prácticamente intacto, bebo con moderación recuperando parte de las fuerzas y con ellas el animo para continuar, acabo la bebida isotónica, el red bull hace rato que paso a formar parte de mi torrente sanguíneo a pequeños sorbos.
Echo de menos los calcetines de reserva que deje en el coche en jijona, pensando que no los necesitaría, me  vendrían bien para refrescar los pies un poco y quitarme los que llevo llenos de tierra desde la caída, suelto cordones para que el pie se ensanche a gusto y luego los ajusto sin apretar, muscularmente me siento bien pero la planta de los pies me mata cada vez que piso el filo de una piedra con los metatarsos… le comento a pez lo de los calcetines.. -“viviendo y aprendiendo” -me dice-” a la próxima”- le contesto, ahorramos en palabras, la energía la necesitamos para acabar con este maldito tramo de fuego, los tábanos se acercan al olor de la comida y tras un par de picotazos volvemos a correr para dejarlos atrás.
Cuando no se puede correr.. se anda.

Cresteamos la Carrasqueta a mas de 1.000 metros de altura, y me doy cuenta de que no solo yo sufro, todos lo estamos pasando mal, son momentos de alegría las sombras y los soplos de aire fresco que celebramos con júbilo, voy empapado en sudor, ahora el liquido si que llega a los poros, y me noto ardiendo, mojo el pañuelo de la cabeza para refrescarme, mi bautismo de montaña se ha convertido en un bautismo de fuego, tierra y roca, miro mis piernas y me doy cuenta de que mis gemelos están al rojo vivo, he olvidado ponerme protección y arden no solo por el esfuerzo sino porque la piel tira tanto que parece que se romperá en cualquier momento, quizás, pero aguanta, y la cabeza que me dice aguanta, y las plantas de los pies se quejan del abuso, pero aguantan, ni una ampolla, ni una rozadura, estas zapatillas son un guante, solo me incomoda de vez en cuando el filo de alguna piedra suelta, el resto es como andar por casa, pero también es normal, llevamos ya mas de medio maratón de montaña…

21 kilómetros, la distancia mas larga que jamas había recorrido, y siempre por asfalto, es una distancia que ha quedado atrás, kilómetro 23, llegamos a la ultima cresta, desde aquí es todo cuesta abajo, unos 6 kilómetros nos separan de Torremanzanas, primera parada de la UltrAlicAntinA y fin de mi aventura… los que van en cabeza se escapan, ya no les queda agua, y saben que en poco mas de media hora pueden estar disfrutando del agua de los caños de la plaza de Torremanzanas y de una cerveza o una coca cola con mucho hielo en el bar de la plaza mientras esperan que lleguemos el resto del grupo.
El resto dosificamos agua y esfuerzos, y a 6 k me ponen a mi a  la cabeza del grupo ya que mi ritmo es el menos exigente, y Pez me dice que dosifique, que es el ritmo que necesita en esos momentos, -“me queda mucho”- me dice, y mientras bajo evitando caer presa del agotamiento y el desanimo pienso que no tengo derecho a ninguna queja, ya que en breve yo estaré disfrutando de la comodidad y los lujos de una casa con agua en la nevera y un sofá para mis músculos mientras ellos continúan su aventura durante 100 kilómetros mas…. así que simplemente esbozo una sonrisa, no se si es suficiente para animar pero es lo máximo que puedo ofrecer, tratar de ser un buen compañero de aventuras….
Con las ultimas gotas de los bidones de agua llegamos a las inmediaciones de Torremanzanas donde un “buen Samaritano” (gracias desde aquí, aunque nunca te lleguen, tenemos todos una deuda contigo Manuel) nos aprovisionó de agua fría, congelada, que bebo con moderación y alternándola con el caldo que es el agua de mi camel back, la ansiedad y la sed puede con alguno y el agua fría le retuerce las tripas… pero acabamos los últimos 3 kilómetros con la sonrisa de una cerveza fresca, (gracias otra vez Manuel, por ir mas allá de la simple hospitalidad, y compartir lo poco que tenias con unos extraños, con unos locos, hace falta más gente como tu..) agradecidos, felices, sabiendo que habíamos ganado respeto, por nosotros mismos, por la montaña, que fue bella, intensa, asequible y despiadada al mismo tiempo, y por nuestros compañeros de viaje, yo no se si en algún momento mi compañía, mis pasos, algo que hice o dije os animo a seguir, pero cada uno de vosotros me empujó y me llevo en esta aventura un poco, así que GRACIAS A TODOS, llegué a donde llegué porque iba con quien iba, Pez Maestro, Felix Goldman, (lo de Ironman es poco para ti, el que te conoce sabe porque lo digo) Juanito, lo de ito es por el cariño, porque eres grande, Josemi, Esteban, Vicente…. gracias por ir tan fuerte, me demostráis mi propia capacidad de adaptación y superación, y me reflejo en vosotros.

El relevo.. sigue la experiencia.
Y por fin Torremanzanas, extenuados, felices, cumpliendo con las palabras del Pez que dijo que pese a todo llegaríamos con una sonrisa en la cara, sonrisa que se reflejaba en la gente que nos esperaba en el bar, con las coca colas con hielo esperándonos, empieza el refresco, es solo una parada técnica para ellos, recuperan fuerzas y se preparan para lo que les queda, PEZ me hace honra de su amistad regalándome una pulsera por el simple hecho de haber compartido esta experiencia con el, esta colgada en el muro de los dorsales junto a la medalla de latón de mi primera maratón, y aun así la pulsera para mi vale más, y nos despedimos de los compañeros que han compartido sol, agua, tierra, viento, y el quinto elemento, la manada, y abrazamos a los que empiezan ahora diciéndoles que conserven fuerzas que sera duro…
Y parten, y yo sigo la aventura pero desde la comodidad del sillón de casa sin llegar a creerme que era parte de mi,y yo parte de ella y viendo como el día nos había destrozado no me extraño saber del abandono de alguno de ellos, y me preocupé, porque veía pocas posibilidades de que se pudiera cumplir el objetivo, y vi resurgir la esperanza a manos de Hortensia que se unió al Pez durante toda la noche y todo el día siguiente acunándolo por la montaña hasta la meta, y escuche leyendas que nacían, que contaban que una Flor acompañaba a un Pez que corría con los ojos cerrados y una sonrisa en la cara, que dormía bajo la sombra de Flora mientras Fauna guardaba su sueño, que tras casi 32 horas recorrió 130 kilómetros, con mas de 6.000 metros positivos en sus piernas,no sin sufrir, pero con el corazón y el alma mas grandes.

Y que se encontraron al día después llenos de regalos en forma de amaneceres, de hitos conseguidos, de fronteras físicas y mentales traspasadas y muros echos añicos, y vi como nacía la leyenda de la UltrAlicAntinA, una experiencia que un Pez quiso compartir con sus amigos, una carrera sin tiempos de corte, sin dorsales, si avituallamientos,ni reglas, solo una, vivirla con el respeto que se merece, el respeto hacia uno mismo al conocer sus limites, hacia los compañeros, porque aquí no se deja a nadie atrás, y hacia la montaña, porque un verdadero corredor de montaña… nunca deja huella. Y la compartió con el Bisonte, con el Bouet, con las Leyendas del Quixote, con amigos, viejos, nuevos, un Pez que iría al UTMB en 2013 acabándolo en menos de 39 horas llevándonos a todos con el en sus piernas, empujándole, y manteniendole en pie mientras recorria las 100 millas de esa carrera solo apta para gente excepcional, no solo en el terreno deportivo, sino en el personal también, y en cuyo entrenamiento, o mas bien, preparación, de cuerpo y mente,  siento que participé un poco,puse un granito de arena, pequeño, pero….. TODO CUENTA.

Dedicado a todos los que ese día participasteis, no solo corriendo, sino también animándonos desde casa, vosotros también lo hicisteis posible.

Anuncios

TU OPINIÓN NOS IMPORTA.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s